La Escuela de Aviación Aeroclub de Colombia, es la más antigua del país. Esta se inició en 1947 y desde entonces opera sin interrupción en la sede del Aeroclub de Colombia en el aeropuerto Guaymaral de Bogotá graduando pilotos privados, comerciales e instructores de vuelo. En el aeropuerto Guaymaral existe un ambiente excepcional de escuelas, operadores varios y talleres de aviación general de todos los tipos, estimulantes y propicios para el piloto en formación. Los excelentes servicios de control e información del aeropuerto, con técnicos de gran calidad, ayudan a la formación de disciplinas y ofrecen un ambiente de alta seguridad aérea para los estudiantes.escuela

Al compartir las instalaciones del Aeroclub, la escuela puede ofrecer comodidad para el estudio, la práctica y el intercambio de ideas con otros pilotos en un ambiente de aviones, taller y hangares. La sede dispone además de amplio parqueadero, salones para reuniones y un magnífico taller certificado, para el mantenimiento de su flota de aeronaves clásicas como Cessna 152, 172, Piper PA-28/161, PA-28/235, PA 18, Vans RV-4, todas con excelentes equipamientos de navegación y comunicación, y dos planeadores IAR IS-28 B2 Twin Lark y LET L-13 Blanik con los que se entrena el vuelo a vela, afición de gran interés y entusiasmo entre sus practicantes.

Como parte de su objetivo de estimular la aviación general, el pilotaje privado y especialmente el creciente pilotaje deportivo, la escuela ofrece cursos para piloto privado VFR, piloto privado IFR, piloto comercial, piloto planeador, piloto instructor de vuelo y próximamente iniciará cursos para piloto deportivo ultraliviano. Los cursos incluyen un excelente programa actualizado de instrucción, biblioteca, salones de clase con amplias herramientas audiovisuales y equipos didácticos, para la capacitación en tierra y las fases de simulador.

La escuela no se interesa en preparar muchos pilotos, sino más bien muy buenos pilotos, tratando de que nadie vuele hasta tanto no sepa por qué vuela. Por eso, parte importante del programa esté dirigido a ayudar el estudiante a definirse a sí mismo; a conocer cuál es su objetivo y cuáles son sus pretenciones como piloto, para prepararlo y enseñarlo a desarrollar esas destrezas que mejor le servirán para ser el piloto que se propone, con un criterio profesional, por encima de la norma, con una aptitud que asegure ese logro de objetivos o, para que mejore sus posibilidades de posicionamiento.

Además, la escuela está ofreciendo programas complementarios en el manejo aeronáutico, como la compra de aeronaves, importación, registro, mantenimiento, costo de operación, seguros y normas aeronáuticas.